miércoles, 26 de diciembre de 2007

¿Qué hacer en caso de obesidad?

La obesidad es un trastorno prevenible desde el hogar a través de la utilización de unos buenos hábitos alimenticios.
UNA BUENA ALIMENTACIÓNFRUTAS Y VERDURAS- Las frutas y verduras son necesarias para tener una buena alimentación , se deben de comer cinco porciones al día .
CARNE Y PESCADO- La carne y el pescado tienen muchas proteínas , se deben de tomar una o dos porciones.
LECHE , YOGURT Y QUESO- Deben tomarse dos o tres porciones al día y tienen mucho calcio.
GRASAS , ACEITE Y DULCES- Se deben de consumir con moderación.
PAN, CEREAL, ARROZ Y PASTA- Se deben consumir entre cinco y diez al día

¿Qué hacer en caso de anorexia/bulimia?

Anorexia y bulimia son dos enfermedades mentales con serias repercusiones físicas y es muy difícil que la familia sola pueda afrontar el problema. Lo primero que hay que hacer es acudir al médico de atención primaria o al pediatra, quien nos derivará al especialista para hacer el diagnóstico correcto y prescribir el tratamiento adecuado.También es muy aconsejable acudir a alguna asociación de afectados y familiares para recibir más información, asesoramiento familiar y apoyo.Como medidas preventivas habría que tener en cuenta las siguientes:
· Evitar la comida rápida, bollería industrial y golosinas, alimentos que deben ser excepción y no costumbre
· Valorar a los hijos sin tener en cuenta su peso. Si hay que modificar hábitos alimenticios, se hará sin observaciones negativas.
· Reforzar la autoestima de los enfermos.

video

¿Qué es la bulimia?

La bulimia es una enfermedad de tipo nervioso que produce alteraciones en el comportamiento y en los hábitos de alimentación, con la alternancia de periodos de compulsión para comer (atracones) con otros de conductas compensatorias inadecuadas (dietas abusivas, provocación de vómitos, ingesta de diversos medicamentos -(laxantes y diuréticos-, etc.). Se trata de una enfermedad grave y potencialmente mortal.
El paciente siente una necesidad imperiosa por ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico. Una vez que termina de comer, al paciente le invaden fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa. Ello le induce a mitigar los efectos, autoinduciéndose el vómito o el uso de laxantes, diuréticos, ayuno o ejercicio excesivo. Todo esto ocurre al menos dos veces a la semana durante tres meses.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia es una enfermedad mental que consiste en una pérdida voluntaria de peso por un deseo patológico de adelgazar y un intenso temor a la obesidad.
La pérdida de peso es conseguida por la persona enferma mediante uno o más de los siguientes procedimientos:
- Reducción de la alimentación, especialmente de los alimentos que contienen más calorías.
- Ejercicio físico excesivo.
- Utilización de medicamentos reductores del apetito, laxantes o diuréticos.
- Vómitos provocados.
De esta manera, se produce una desnutrición progresiva y trastornos físicos y mentales que pueden ser muy graves e incluso conducir a la muerte.
Preferentemente la padecen chicas jóvenes de edades comprendidas entre 14 y 18 años, colectivo que agrupa el 90% de los casos; en el 10% restante se encuentran chicos adolescentes, niños menores de 12 años, niñas y mujeres maduras.
Los datos hablan por si solos: en los últimos diez años el incremento del número de afectados por anorexia ha sido galopante. En la actualidad, en los países desarrollados, la anorexia nerviosa afecta aproximadamente a una de cada 200 jóvenes de entre 12 y 14 años.
La anorexia nerviosa es más frecuente en la mujer que en el varón en una proporción de 10 a 1.
La mortalidad por anorexia nerviosa es de un 10% entre las pacientes que la padecen.

Los peligros de la red

Existen numerosas páginas web que incitan a las jóvenes a perder peso. Son blogs en los que las usuarias se registran indicando su estatura y su peso, compiten entre ellas para intentar perder kilos de forma descontrolada. Llaman “carreras” a estas prácticas, en las que los creadores de las webs incitan a ayunar, realizar ejercicio excesivo, y hacer dietas con una cantidad de calorías muy inferior a la CDR (Cantidad Diaria Recomendada).
Las usuarias anotan cada día su peso, su meta a conseguir, y se animan para seguir con la “carrera”, que puede durar varias semanas. Estas webs son frecuentadas por niñas de entre 14 y 18 años, edad clave en el desarrollo humano. Proclaman que “la anorexia no es una enfermedad, sino una forma de vida”.


http://princessdeporcelana.blogspot.com/
https://www.blogger.com/comment.g?blogID=22958093&postID=5993159514908400242


Obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo y se presenta cuando el Índice de Masa Corporal en el adulto es mayor de 30 (peso en Kg/Talla2en m). Es la enfermedad nutricional más frecuente en los países desarrollados.

Un niño obeso o un adolescente obeso tienen muchas probabilidades de ser adultos obesos. Ambas etapas de la vida son periodos críticos en la posible aparición de la enfermedad.

Según la Federación Mundial del Corazón (FMC), la obesidad está en camino de ser la primera causa de enfermedades cardiacas, incluso por encima del tabaco.

Alrededor de 22 millones de niños con edades inferiores a los cinco años, presentan una obesidad grave. A la vez, uno de cada tres niños en los EE.UU. con edades entre los cinco y los 14 años son obesos, cifra que hace 30 años representaba uno de cada seis niños. Estos resultados son producto de un cambio en la dieta, pues se ha substituido el consumo de fibra por la ingestión de grasa y azúcar.

La bulimia en los hombres

Quizás el mayor de los problemas en torno a la bulimia en los hombres es que se puede esconder con relativa facilidad. No causa la misma impresión ver a alguien haciendo ejercicio sin parar, que ver vomitar a alguien. Es más, a menudo la familia y los amigos de estos varones los felicitan y los motivan a seguir adelante. “Una de las expresiones más comunes dentro de los pacientes de bulimia es que se sienten totalmente descontrolados, que el ejercicio para ellos se ha convertido en una obsesión, dejando de lado por completo, por ejemplo, su vida académica o laboral”, comenta la psicóloga clínica especializada en trastornos alimenticios Brigitte Aquín.

Cuando el hacer ejercicio abarca un 80 por ciento de la vida de un hombre, el trastorno alimenticio ya existe. Estos varones suelen someterse a estrictas dietas de proteína, lo cual solo dispara el trastorno. Su obsesión no es la delgadez, como pasa con las mujeres, sino los músculos. “La mayoría son jóvenes alrededor de los 20 años y que en algún momento padecieron de sobrepeso. Muchos terminan tomando esteroides para desarrollar más músculos y eso ya se considera un trastorno, que puede empezar en la pubertad”, agrega Aquín.

Los gimnasios esconden a muchos enfermos y los hombres son más reacios a buscar ayuda que las mujeres.

Dentro de la población masculina también hay cada vez más casos de anorexia nerviosa y de obesidad. Un trastorno alimenticio suele tardar entre 8 y 15 años de tratamiento psicológico para ser superado.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Anorexia y Bulimia

La cultura del consumismo impone al individuo actual la necesidad de adecuar su organismo a ciertos cánones de belleza. La creciente incidencia de desórdenes alimentarios como la Bulimia y la Anorexia son una respuesta a ese interrogante.

Indudablemente es la mujer la más afectada por este mal cultural. Estudios de la York University (Ontario) demostraron que las mujeres que más se adaptan a los parámetros de belleza actuales son aquellas que presentan una personalidad más insatisfecha. Son también las que mayor incidencia de trastornos alimentarios padecen.

La publicación irresponsable de regímenes para adelgazar ha puesto en manos de la población, especialmente la femenina, un arma que puede ser muy peligrosa.
El ideal de belleza femenina de la posmodernidad es brutalmente delgado. Impuesto desde la más tierna infancia por la muñeca más vendida del mundo, cristaliza en la imagen de las super-modelos que venden para las más poderosas organizaciones de la moda de todo el mundo.

Pero está claro que lograr y mantener ese estado supuestamente ideal no sólo cuesta un terrible esfuerzo y recursos económicos, sino que puede acarrear numerosos problemas de salud. Comenzando por los desórdenes alimentarios, éstos pueden repercutir en diversos planos físicos y sociales.

Italia prohíbe la campaña de Oliverio Toscani con una modelo anoréxica

Este titular tan sonado en los medios hace algunas semanas, abrió de nuevo el debate sobre uno de los trastornos alimenticios más importantes, la anorexia.
La polémica campaña exhibe la figura de la modelo francesa
Isabelle Caro, junto al lema “No anorexia”.
El organismo para la regulación de la publicidad decidió el cese de la campaña por violar los artículos del código de auto-disciplina sobre la lealtad publicitaria y sobre las convicciones morales, civiles, religiosas y de dignidad de las personas. La Federación Española de Asociaciones de Ayuda y Lucha contra la Anorexia y la Bulimia Nerviosa (
FEACAB), y la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia (ADANER), se han hecho eco de la noticia y han aplaudido la decisión del organismo de retirar la campaña.

Pero la anorexia tan sólo es uno de los muchos trastornos alimenticios existentes. Los más comunes entre los adolescentes, son además la bulimia nerviosa y la obesidad.

video